El municipio de Berazategui informó que una empresa privada que se encontraba trabajando en el sistema cloacal provocó la rotura del acueducto que transporta el agua desde Parque Pereyra hasta el centro de la Ciudad.
 
“Tras trabajar toda la noche de manera ininterrumpida, la Dirección General de Servicios Sanitarios informa que continúa la reparación de una rotura involuntaria -generada por una empresa privada- de un caño de agua en Av. Vergara y calle 45, perteneciente al acueducto principal de El Pato”, indicó el Municipio.
 
Luego, señaló: “Por eso, hoy martes 27/9 podría haber baja presión en los barrios Los Troncos, Villa Olivero, Barragán, parte de Jacarandá, parte de Villa Mitre, San Francisco y 9 de Julio, Berazategui Centro y parte de Villa España”.
 
En tanto que, el ingeniero Sergio Faccenda, Secretario de Servicios Públicos comunal, explicó los trabajos que se están realizando y cómo se originó el problema.
 
“Ayer, una empresa que está trabajando en avenida Vergara y 45 con la red de cloacas del barrio Sourigues, comenzando con el colector principal de la red de cloacas, cruzando la avenida Vergara hicieron mal lo cateos correspondientes dañaron el caño principal, un error humano, con la retroexcavadora que trae agua desde la cisterna de Pereyra y que abastece a la cisterna de la plaza La Paz”, informó.
 
Asimismo, Faccenda destacó: “estamos trabajando desde ayer a las 17 horas, el personal de la secretaría de Servicio Públicos está en el lugar, no hemos cortado en todas estas horas la reparación de este acueducto es especial, un caño de fibra de vidrio y resina, tiene un tratamiento especial. El tema es que el golpe de la retro hizo que el caño perdiera su diámetro y esto hace que las juntas de reparación no cierre en su totalidad, entonces no podemos reestablecer el suministro de agua porque queda una pérdida”.
 
“Hoy a las 5 de la mañana hicimos las pruebas hidráulicas y seguía generando pérdidas, tuvimos que levantar toda la cañería y hacer un tramo de 6 metros que cruza la calzada para poder reparar el caño completo”, añadió.
 
Finalmente, aseveró: “No pensábamos encontrar el imprevisto de que el caño estaba aplastado, hasta que uno no llega a la profundidad y puede tomar contacto con la cañería, en este caso a más de 4 metros, no podemos saber qué pasa. Los chicos trabajaron durante toda la noche, el caño tiene fibra de vidrio lo que dificulta la labor durante la noche. Creemos que vamos a tener varias horas más de trabajo”.