Al ser consultado por la prensa por la posible construcción de la alcaidía en Berazategui, el fiscal Daniel Ichazo, expresó “la construcción de la nueva dependencia, no solo redundaría en beneficios para los detenidos, sino que podría implicar una mejora para la sociedad en materia de seguridad, ya que el personal asignado a las seccionales policiales podría abocarse plenamente a las funciones de prevención y seguridad (tal como la descripción funcional de sus cargos lo establece), y no a la guarda de personas privadas de la libertad”.

Además, manifestó que “facilitará el trabajo de los operadores judiciales, al realizar la vinculación con los detenidos a través de canales diseñados específicamente para tales funciones”.

Ante la pregunta por la confusión generada a partir de la falsa noticia de la instalación de una cárcel en el distrito, el Fiscal remarcó que “las Alcaidías no son alojamientos definitivos de población privada de su libertad, sino provisorios mientras dura la etapa inicial del proceso y hasta su alojamiento definitivo, de corresponder, en una Unidad del Servicio penitenciario”.

“El decreto que ahora dispone la creación de una alcaidía en Berazategui no sólo tiende a garantizar los estándares constitucionales e internacionales, con relación a las personas privadas de su libertad, si no que releva al personal policial afectado a las diversas comisarías, de la custodia de detenidos sin prisión preventiva firme y que no se encuentran en condiciones de ingresar a un penal”, concluyó Ichazo.