La familia de Carlos Menem, quien falleció el domingo a los 90 años, denunció el robo de un anillo de oro que pertenecía al expresidente, y a raíz de la investigación iniciada en diciembre pasado, la Justicia ordenó una serie de allanamientos para intentar dar con el autor del hecho, informaron hoy fuentes policiales.

El robo del anillo se denunció el 17 de diciembre último, mientras el también senador se encontraba internado en el sanatorio Los Arcos, en el barrio porteño de Palermo, y fue alertado por su hija, “Zulemita”, y su enfermero personal.

Según los voceros, el día anterior ella había solicitado a la custodia personal de su padre que fueran a su domicilio, en Belgrano, para que buscaran algunos objetos personales, entre ellos un estuche de anteojos donde el exmandatario guardaba el anillo que solía lucir en el anular de su mano izquierda.

Al día siguiente, el enfermero de Menem, que volvía a trabajar luego de tomarse vacaciones, quiso entregarle los anteojos pero no los encontró, por lo que se dirigió a la vivienda, donde descubrió que también faltaba su propio teléfono celular.

En su denuncia, el hombre precisó que trabajaba como cuidador en el domicilio junto a otros tres enfermeros que habían sido contratados de manera temporal por la empresa Swiss Medical, la obra social prepaga que atendía a Menem, indicaron las fuentes.