Con apenas 19 años a Ludmila le diagnosticaron leucemia promielocítica, ese diagnóstico la llevó a recorrer varios hospitales hasta que llegó al Hospital El Cruce Néstor Kirchner.

Los profesionales del nosocomio de Alta Comolejidad comenzaron a atenderla, su estado de salud era gravísimo transitó varias etapas de quimoterapia.

Tuvo internaciones prolongadas, su vida había cambiado por completo. Debió dejar de cursar la carrera de Derecho en la Universidad de Buenos Aires y dejó sus clases de danzas ya que solo tenía fuerzas para mantenerse en pie.

“No puede ser lo que me está pasando”, repetía una y otra vez, pero “con el apoyo de mi mamá María y toda mi familia pude para salir adelante y transitar esta enfermedad que es muy dura. Uno no está preparado para esto, hay muy poca información”, explicó Ludmila.

 

Luego de tres años de lucha y tratamientos logró curarse. “Hoy puedo decir que vencí al cáncer”, manifiesta con orgullo y alegría.

 

Hoy Ludmila junto a su madre crearon la Asociación Civil “Oncoleu Cruce de Amor”, con el objetivo de brindar apoyo y ayuda a pacientes oncológicos y acompañantes en sus distintos tipo de diagnósticos y estadios de tratamiento e inclusive post a el mismo, sin exclusión alguna.

 

En esta Navidad su historia nos llena de esperanza y debería ser un ejemplo para que las personas que hoy transitan diferentes enfermedades no bajen los brazos, otra vida es posible.

 

(Información y video brindadados por el HEC)