La distribuidora de electricidad Edesur, que presta el servicio en la zona sur del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), atribuyó hoy los recientes apagones en distintos distritos a un “estés extraordinario” en la red, en respuesta a las críticas formuladas por intendentes y otras autoridades bonaerenses, que llegaron a reclamar el retiro de la concesión.

“Nuestra misión, hoy más que nunca, es brindar un servicio esencial y estamos dedicando todos nuestros esfuerzos para que sea mejor cada día”, mientras “como todos, estamos atravesando una crisis sanitaria sin precedentes”, señaló la compañía en un comunicado.

Edesur explicó que “el aislamiento sanitario ha concentrado el uso de la energía eléctrica en horas y lugares distintos a lo que ocurre normalmente y esta situación ha generado un estrés extraordinario en la red eléctrica, que estamos enfrentando con la máxima seriedad”.

La empresa recordó que desde 2016 “hemos logrado reducir la duración de los cortes en un 40%”, y replicó a las autoridades comunales al asegurar que “hemos realizado inversiones de US$ 720 millones en los últimos tres años”.