El hombre de 71 años acusado de matar de un balazo en el tórax a uno de los cinco delincuentes que el viernes pasado ingresaron a robar a su casa del partido bonaerense de Quilmes fue beneficiado esta tarde con un arresto domiciliario, informaron fuentes judiciales y uno de sus abogados defensores.

La medida dispuesta por el juez de Garantías 2 quilmeño, Martín Nolfi, alcanzó al herrero Adolfo Ríos, quien recuperará la libertad en las próximas horas desde la comisaría 9na. dicho partido del sur del conurbano y cumplirá con la morigeración en la casa de un familiar.

Según indicó a Télam el abogado Hugo Icazati, el magistrado le concedió el beneficio bajo juramento de presentarse ante el juzgado cada vez que se lo requiera, por lo que el herrero no tendrá que utilizar una tobillera electrónica.

El letrado se mostró conforme con el fallo ya que junto a su colega Marino Cid Aparicio habían solicitado una excarcelación extraordinaria y, subsidiariamente, una morigeración de la prisión ya que Ríos tiene problemas de salud y por su edad es parte del grupo de riesgo ante la pandemia de coronavirus.

“Usa un bastón y el domingo se descompensó y tuvieron que llevarlo al hospital”, detalló el abogado, quien explicó que su defendido no va a cumplir la domiciliaria en su propia casa porque allí sufriría amenazas y amedrentamientos por lo ocurrido.

Más allá de este beneficio, el herrero continuará imputado de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego por disposición del fiscal Ariel Rivas, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Quilmes.