Tres gendarmes fueron separados de sus funciones acusados de abuso de autoridad por haber obligado a caminar en cuclillas hasta sus casas a dos jóvenes que violaban el aislamiento obligatorio por el coronavirus en la villa 1-11-14 del barrio porteño de Flores, informaron hoy fuentes del Ministerio de Seguridad nacional.

En tanto, otros cuatro miembros de la misma fuerza son investigados por difundir por el altoparlante de un patrullero el audio de una película que alentaba a cometer delitos, en el partido bonaerense de La Matanza.

El primer hecho, dado a conocer en las últimas horas por la viralización de un video en redes sociales, ocurrió el domingo, cuando una cuadrilla de la Gendarmería Nacional (GN), que tiene un puesto de control en uno de acceso a la villa 1-11-14, realizaba un control para que los vecinos respetaran el aislamiento dispuesto por el Gobierno Nacional.