La cantante Jimena Barón, reconocida como J Mena, nuevamente logró ubicarse en el centro de la polémica tras poner en marcha una campaña de publicidad que consistió en empapelar la ciudad con una foto suya acompañada por un teléfono celular, imitando los “papelitos” que se ven en la vía pública con números de mujeres en situación de prostitución, para promocionar su nuevo tema “Puta”, que aún no fue difundido.

Esta acción de marketing que desarrolló la actriz recrudeció la polémica que desde hace años gira en torno de la legalización o no de la prostitución y que se discute en el feminismo, donde las “abolicionistas” la consideran como lugar de explotación, violencia y sometimiento, mientras que las “regulacionistas” creen que es una práctica que es necesario regular.