El sábado, una hora antes de la frustrada final de la copa Libertadores de América, el concejal Ángel García protestó por los cortes de energía eléctrica que estaban viviendo miles de usuarios quilmeños. La sorpresa fue que la empresa Edesur lo invitó a que se sume a sus seguidores para continuar la charla por mensaje directo.


“#Quilmes en muchos hogares no podremos ver la Superfinal (si se juega) porque @OficialEdesur nos cortó la luz hace más de una hora. (tercera vez en la semana, a pesar de los tarifazos)”, señaló el edil de Unidad Ciudadana, uno de los postulantes a la intendencia en 2019.
Más de cuatro horas después, la prestataria de energía eléctrica sorprendió, no por la rapidez en solucionar el problema restableciendo la luz, sino invitando a García a ser uno más de sus seguidores: “Buenas tardes, te invitamos a seguirnos e indicarnos por DM si persiste el inconveniente, para proceder con tu reclamo en referencia a los inconvenientes con el suministro eléctrico”.
Esta acción es una muestra más de la falta de atención personalizada, como sufren la mayor parte de los clientes.
No es la primera vez que un dirigente recibe esta clase de respuestas, en su época de intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra había usado la misma red social para protestar por un enorme corte de luz en su distrito. Edesur le respondió: “Hola Julio, perdoná por la demora. Si todavía estás sin luz por favor pasanos tu número de cliente”.