El presidente Mauricio Macri minimizó el impacto de la renuncia del presidente del Banco Central, Luis Caputo, al sostener que era un movimiento previamente acordado, y aseguró que su llegada al organismo fue “un gesto patriótico” porque “no tenía la vocación de ejercerlo”.

Tras su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, Macri sostuvo que en el Gobierno “sabíamos que cuando se estabilizase la situación, Caputo iba a dejar el cargo porque no tenía la vocación de ejercerlo, fue un gesto patriótico”.