El Gobierno prepara un bono de $3.000 por única vez, a modo de aguinaldo para el sector, como una de las principales propuestas para acercar posiciones e intentar bajar el riesgo de conflictividad previsto para los próximos meses. Carolina Stanley -ministra de Desarrollo Social- será la anfitriona del encuentro de mañana para el que finalmente fue invitado Fernando Maletti, el obispo de Merlo-Moreno que participaba de las mesas de diálogo el año pasado.

El bono funcionaría como una ayuda por única vez para casi 400 mil personas –unos 260 mil de Hacemos Futuro, el resto de planes del Ministerio de Trabajo y otras áreas- que cobran el Salario Social Complementario. Fijado en la mitad del Mínimo, Vital y Móvil, este mes llegará a $5.000: el Gobierno también evalúa ofrecer un aumento como adelanto a cuenta de la nueva cifra que se acordará en el Consejo del Salario, previsto para agosto.